Recibidos

Discurso en el sepelio de mi esposa

Quiero compartir con ustedes el siguiente texto: Discurso en el sepelio de mi esposa. Por Raymundo Reynoso Cama.

Ya en el atrio del cementerio
con el rostro triste y serio,
parado frente al ataúd de mi esposa,
contemplándola como ella reposa,
me dispuse a pronunciar mi discurso
y para no llorar empleando algún recurso.

Discurso en el sepelio de mi esposa

Discurso en el sepelio de mi esposa

Dirigiendo la mirada al público dije.

¡Querida familia! ¡Estimados amigos! ¡Distinguida concurrencia! En el proemio de esta disertación quiero agradecer profundamente la generosidad de todos ustedes por haber concurrido a este cortejo fúnebre, acompañando a mi esposa a su última morada. Quiero decirles que yo he estado acostumbrado a emitir discursos en diferentes certámenes, en muchos actos protocolares, pero hoy…me siento incapaz, impotente e ignorante para expresar con palabras lo que siente mi corazón por la irreparable pérdida de mi querida esposa, quien parte a la eternidad para nunca mas volver.

Fue entonces cuando se me quebró la voz y las lágrimas recorrieron mis mejillas, no obstante proseguí hablando y a veces llorando pero narrando con mucho dolor lo que yo quería expresar desde muy dentro de mi alma. Elevé el timbre de voz para disimular su temblor y dije:

La conocí en un mayo de otrora, mes de la Virgen María, en donde hay mucho recogimiento y oraciones como presagiando que más adelante las iba a necesitar demasiado. En setiembre del mismo año nos hicimos enamorados, mes primaveral en donde no solo nacen las flores sino que también nacen y crecen amores, como el nuestro, que son eternos y que perduran inclusive más allá de la muerte. Nos casamos en febrero, mes de la amistad y del amor, un hermoso comienzo conyugal que nos traería un porvenir lleno de ternura y comprensión dentro de la conducción de nuestro hogar. Por ser hija única de madre soltera, mi esposa llevó a vivir a su progenitora a nuestra casa, por supuesto con mi consentimiento. ¿Cómo iba a negarle una petición de esa naturaleza a la mujer de mi vida, si me lo solicitó con tanta ternura, con tanta humildad como solo ella lo sabia hacer? Por eso acepté lo que la mayoría de los esposos no lo haría. Durante nuestro matrimonio procreamos dos hijos maravillosos que vinieron al mundo como bendición de Dios…fue entonces cuando demostró ser una excelente mujer por su forma de conducirse dentro y fuera del hogar. Todos coinciden en que fue:

Una buena hija por que a su madre nunca abandonó,

una buena esposa por que a su pareja nunca traicionó,

una buena madre por que amó a sus hijos con tanta devoción,

una buena amiga por que se ganó toda clase de aprecio y admiración.

En el transcurso del tiempo íbamos haciendo planes y desarrollando proyectos para asegurar el porvenir de nuestros hijos, los que se habían convertido en nuestra razón de vivir. Así fuimos haciendo nuestra propia historia, escribiéndola con tinta del amor y en las páginas del alma para que nunca se borren, ni con el tiempo, ni con la distancia. Nuestra vida conyugal duró 36 años, que son pocos, pero muchos a la vez por que en ellos hubo mucho amor, mucho cariño, mucha comprensión, mucha ternura. Coincidíamos en todo, hasta en la Política, nos conocíamos tanto que parecía que nos leíamos el pensamiento. Un buen día recibimos la grata noticia de que nuestra hija iba a ser madre por primera vez, eso quería decir que nos íbamos a convertir en abuelos. Pero por esas cosas que tiene la vida, al día siguiente nos enteramos que mi esposa tenía cáncer severo, en otras palabras, mientras se desarrollaba y crecía un ser dentro del vientre de mi hija….afuera, su madre se iría consumiendo inevitablemente. ¡Paradoja infame del destino, un día te da y otro día te quita! ¡Dios mío! ¿Por qué permitiste que eso suceda? ¡Habiendo tantos criminales y violadores! ¿ Por qué no ellos, por qué escogiste a mi esposa que es tan buena? ¿En dónde te fallamos Señor? ¿Qué fue lo que hicimos de malo para merecer este castigo si siempre nos hemos portado bien para merecer tu misericordia? Nos parece injusto Señor y perdón por este reproche, pero es que me siento defraudado y desesperado…Sé que tú nos pusiste en este mundo solamente para ser felices pero que somos nosotros mismos, los humanos, los que nos hacemos daños. Existen unos pocos de poder económico que, en vez de buscar que combatir a las enfermedades incurables como el cáncer, más bien contaminan el ambiente con su bombas fabricadas que destruyen vidas, ellos son los verdaderos culpables de la desgracia del mundo y las diversas circunstancias que se confabulan para arremeter contra nuestros organismos y que en la mayoría de los casos no estamos preparados para protegernos adecuadamente. Empezó entonces el sufrimiento en la familia, pero haciendo todo lo humanamente posible para salvar a mi esposa o al menos prolongarle la vida lo más que se pudiera. A mi hija no le importaba exponerse con tanta barriga por su embarazo, acompañaba a su madre a todas las terapias, pero ese esfuerzo no fue suficiente por que su madre cada día se iba consumiendo y yo sentía que me iba muriendo junto a ella. Pero había que disimular frente a ella para no quitarle la ilusión de vivir. Efectivamente, mi esposa hasta el último momento quería vivir y eso es lo que más me duele por que se fue sin querer pero para nunca más volver. El cuatro de marzo fue el aniversario de bodas de mi hija, el cinco, es decir , el día siguiente dio a luz a su primera hija, el quince fue mi cumpleaños y el 22 de marzo falleció mi esposa. Un mes para recordarlo con mucha meditación por que si bien es cierto perdimos a un ser querido, pero es muy cierto también que dejó de sufrir esa terrible enfermedad que más adelante podría convertirse en más dolorosa.

Recuerdo que mi esposa últimamente ya no quería volver al hospital, solo deseaba estar en su casa, pero las circunstancias determinaron otra cosa. Un penoso día se agravó su salud y ya casi ni hablaba, entonces fui yo quien le pidió aceptara acudir al hospital para poder salvarla y ella asintió con un monosílabo ¡YA! Además le dije que no se preocupara por que yo iría acompañándola en la ambulancia, de igual manera contestó con otro monosílabo ¡YA! Estas fueron sus dos últimas palabras que escuché de sus labios por que los días posteriores ya no pronunció ninguna palabra…solo miraba y escuchaba por que sabemos que el oído es el último sentido que se pierde. Al notar que ella quería comunicar algo, decidí hablarle al oído y le dije: Amor mío, piensa solo en los momentos más lindos en que hemos vivido, piensa en los tiempos felices cuando éramos jóvenes, cuando recién nos conocimos y nos enamoramos, cuando nos escapábamos de la academia, cuando íbamos al río y contemplábamos el recorrer de sus aguas bajo las ramas de los árboles majestuosos que eran testigos de nuestro gran amor desarrollado a plenitud. Piensa en esos momentos en que nuestros hijos eran pequeñitos y nos hacían alegrar con sus inocentes ocurrencias. Solo piensa en eso y sentirás tu dolor desaparecer si es que aún lo tienes. No te preocupes por el porvenir de nuestros hijos, ellos tienen asegurado su futuro, tampoco debes preocuparte por tu madre…ella vivirá en nuestra casa todo el tiempo que lo quiera y tú estarás muy pronto en nuestro hogar sana y salva para seguir siendo muy felices, como antes, como siempre. No hagas caso a lo que hayas escuchado de los médicos y enfermeras, solo Dios es quien decide nuestro destino. Fue entonces que sus ojos se llenaron de lágrimas y recorrieron sus mejillas, saqué mi pañuelo y las sequé suavemente, pidiendo perdón mentalmente por la mentira dicha respecto a que iba a sanarse. Luego de aquello, mostró un rostro de tranquilidad y de paz, como que se hubiera mejorado…tuve que retirarme por que había concluido el tiempo de visita, me fui a casa pensando en lo ocurrido y al día siguiente a las seis y quince de la mañana falleció, así nos comunicaron del hospital por que ninguno de sus familiares estuvimos presente en sus últimos momentos. Eso es lo que más me duele por que hubiera querido que expire en mis brazos, pero Dios sabe lo que hace.

¡Finalmente señores, Si allá en la lejanía marina, en el crepúsculo de un atardecer muere el sol, acá en donde descansan las almas de nuestros seres queridos, nada muere, al contrario nace y crece un nuevo y sagrado recuerdo de mi querida esposa!

¡Adiós amor mío! ¡Adiós gordita linda! ¡Adiós vida de mi vida! ¡Descansa en paz!

Este ha sido el discurso en el sepelio de la esposa del profesor Raymundo Reynoso Cama.

Share this Story

32 Comments


  1. Rómulo

    agosto 1, 2012 at 9:20 pm

    Profesor, sigo sus escritos por esta página, le admiro mucho, soy de Perú, mi más sentido pésame.

    Reply

    • Raymundo

      agosto 1, 2012 at 10:27 pm

      Ròmulo, agradezco en primer lugar a Milagros Gil de la hermana repùblica de Venezuela por publicar este discurso que me saliò del alma, luego te envìo un abrazo fraterno, a la distancia, por tanta generosidad de tu parte en leer mis humildes aportes a esta pàgina que me acogiò con tanto cariño. Dios te bendiga estimado compatriota.

    • Raymundo

      agosto 2, 2012 at 10:52 pm

      Asì es Josè Manuel, yo llenè de toda clase de atenciones a mi esposa, mientras estuvo viva, por tal motivo me siento satisfecho de haberla hecho feliz hasta los ùltimos minutos de su existencia. Es la forma como el hombre debe amar a una mujer cuando se lo merece.Gracias por el comentario.Saludos.

  2. Jos[e Manuel

    agosto 2, 2012 at 3:21 pm

    Que lindas palabras les dijo a su esposa para aliviar su dolor en sus últimos momentos de vida. Me imagino la fineza con que trato a su esposa en vida, ella debió sentirse muy feliz de ser su conyuge, ni dudarlo. Espero de todo corazón que vaya superando ese dolor, aunque sea de apoco.

    Reply

    • Raymundo

      agosto 4, 2012 at 10:46 pm

      Gracias por tu sincero deseo, Teodoro. Invoco a las nuevas generaciones a amar a sus esposas con intensidad, en vida, ya que esta resulta muy corta, pudiendo ser muy tarde cuando quisieran demostrarlas el cariño que han sentidos por ellas.

  3. TEODORO

    agosto 4, 2012 at 5:33 pm

    Un triste pero hermoso discurso. Se nota que quiso mucho a la mujer quien en vida fuera la compañera ideal de su vida. Sabemos que superará este dolor, por que usted es un hombre inteligente y práctico Asì sea, estimado profesor.

    Reply

  4. MARISOL

    agosto 6, 2012 at 4:47 pm

    Profesor Raymundo muy admirable el gran amor que tiene a su cónyuge, amores como aquellos muy pocos se pueden apreciar en esta época, lamento su gran pérdida, muchas veces la vida es injusta pero lo que no sabe que nos hacemos fuertes y que a pesar de las dificultades y del dolor, podemos seguir adelante, usted es un ejemplo. Su esposa desde el cielo lo amará hasta la eternidad y siempre estará en cada paso que pueda dar y ella ahora lo está sosteniendo para que juntos recorran ese camino que aún falta recorrer. Felicidades por su discurso muy bonito!!

    Reply

    • Raymundo

      agosto 6, 2012 at 9:29 pm

      Gracias Ruth por tus palabras de aliento y por comprender mi desesperaciòn. Sè que superarè este sinsibor, aunque sea lentamente, pero poniendo de mi parte todo lo posible lo conseguirè, sin olvidar a la mujer que tanto amè y seguirè amando-

    • Raymundo

      agosto 6, 2012 at 9:32 pm

      Marisol, tus palabras me llenan de emociòn y me alientan a seguir buscando la tranquilidad que necesita mi alma. Estoy seguro que lo conseguirè para bien de mis hijos y de los amigos que me estiman.

  5. RUTH

    agosto 6, 2012 at 5:01 pm

    Que hermoso y emotivo homenaje a su amada esposa que desde el cielo, derrama bendiciones hacia usted y su familia. Estoy segura que su esposa fue la mujer más feliz, por tener a una persona como usted a su lado, que la acompañó hasta los últimos días de su vida, luchando juntos esa terrible enfermedad como es el cáncer, pero ella ya no sufrirá más y ahora es un angel que desde el cielo los cuidará. Muy admirable todo lo que expresa profesor, comparto su incertidumbre, habiendo tanta gente malvada en el mundo le pase cosas malas a la gente buena, es algo que no comprendo, muy injusto. Dios lo bendiga por ser un buen hombre profesor.

    Reply

  6. ARTURO

    agosto 7, 2012 at 5:16 pm

    Sentimientos expuestos en un discurso muy sentido. Imposible no sentir un nudo en la garganta leyendo esta publicación.

    Reply

    • Raymundo

      agosto 8, 2012 at 10:41 pm

      Muy agradecido Arturo por comentar, recibe de mi parte el aprecio personal y un saludo fraterno a la distancia.

  7. CARLOS

    agosto 20, 2012 at 9:46 pm

    UN HERMOSO DISCURSO LLENO DE TRISTEZA Y EMOCIÓN.

    Reply

    • Raymundo

      agosto 24, 2012 at 10:43 pm

      Gracias Carlos, eres muy amable, Dios te bendiga.

  8. Franco

    agosto 21, 2012 at 10:16 pm

    En el discurso demuestra lo mucho que amó a su esposa y que la seguirá amando por ser ese amor eterno.

    Reply

    • Raymundo

      agosto 24, 2012 at 10:41 pm

      Asì es franco, he amado demasiado a mi esposa y la seguirè amando por el resto de mi vida.

  9. Ricardo

    agosto 22, 2012 at 3:31 pm

    Es una pérdida muy lamentable estimado profesor. Pero yo sè que usted se repondrá muy pronto por que sus hijos y nieta lo necesitan.

    Reply

    • Raymundo

      agosto 24, 2012 at 10:39 pm

      Si, estoy tratando de reponerme con la ayuda de mis hijos y porsupuesto con la ayuda del cariño de mi nieta.

  10. mario

    agosto 22, 2012 at 10:54 pm

    Fino discurso embargado de tristeza por lo que le tocó vivir, en circunstancias adversas que el destino dispone. Mis sinceras condolencias maestro.

    Reply

    • Raymundo

      agosto 24, 2012 at 10:37 pm

      Gracias Mario por tu generoso comentario, Dios te proteja siempre.

  11. gianfranco

    agosto 23, 2012 at 10:14 pm

    -EN EL CREPÚSCULO DE UN ATARDECER- Yo francamente en mi ignorancia creía que crepúsculo era solo en las tardes y decir crepúsculo de un atardecer era redundante, pero a raíz de este discurso, revise el diccionario y me he dado con la sorpresa que hay crepúsculo al amanecer y al atardecer y que debemos especificar cuando utilizamos dicha palabra. Profesor Raymundo Ud. es una persona muy culta, queda demostrado. Y respecto al fallecimiento de su esposa, reciba Ud. mis condolencias y que Dios le de resignación.

    Reply

    • Raymundo

      agosto 24, 2012 at 10:35 pm

      Gianfranco, efectivamente es como tù lo has investigado, existe crepúsculo al amanecer y al atardecer No debemos confundir con el ocaso, que se da solo en el atardecer con la puesta del Sol. Gracias por tu comentario y por tu condolencia.

  12. July

    septiembre 3, 2012 at 8:18 am

    Que discurso tan hermoso pero a la vez muy triste, yo no he perdido al ser amado, pero creo que me sentiría desolada y perdida.
    Gracias por publicarlo profesor eso me hace ver que el amor puede ser eterno y verdadero, así mismo que la vida es muchas veces desigual e inexplicable, pero que a pesar de todo somos fuertes y tenemos que salir adelante con mucha más ganas por esa persona amada que ya no se encuentra con nosotros en cuerpo pero si en alma. Mis respeto profesor y ¡estoy segura que su esposa desde el cielo se encuentra orgullosa de usted!

    Reply

    • raymundo

      septiembre 4, 2012 at 10:04 pm

      Gracias July, eres muy generosa en tu comentario, efectivamente no queda otra cosa que superar este problema por mi propio bien y por mis demás seres queridos, asì como también por mis amigos que me estiman de verdad.

  13. LUIS

    septiembre 3, 2012 at 8:07 am

    Mis felicitaciones profesor por recordarnos que el verdadero amor aún existe hoy en día y puede transcender a pesar de las adversidades de la vida, me apena ver que tenga el corazón dolido por esta gran pérdida, ya verá que pronto encontrará la tranquilidad, por que su esposa desde el cielo le regala todo su amor.

    Reply

    • raymundo

      septiembre 4, 2012 at 10:00 pm

      Gracias Luis por tu comentario y por tu comprensión.

  14. LALO

    septiembre 3, 2012 at 10:11 pm

    Me imagino el gran dolor de perder a la compañera de su vida. Estoy seguro pronto encontrará consuelo.

    Reply

    • raymundo

      septiembre 4, 2012 at 10:06 pm

      Lalo, tienes razòn, me repondré por el bien de mi familia.

  15. PEPE

    septiembre 4, 2012 at 10:41 pm

    Emotivo discurso y que llegue pronto la tranquilidad en vuestro corazón.

    Reply

  16. RAYMUNDO

    septiembre 6, 2012 at 11:02 pm

    Gracias Pepe por tu comentario y tus sinceros deseos.

    Reply

  17. lolo

    marzo 25, 2013 at 8:58 pm

    El 22 de marzo de este año 2013, cumpliò un año de fallecida la esposa del profesor Raymundo
    Reynoso Cama. Se oficiò una misa en su memoria, luego se acudiò a su domicilio, ubicándonos en el tercer piso, el cual lucía recientemente acabado, por lo que el profesor se sentía satisfecho, ya que era el deseo de su difunta esposa concluir esa parte del predio. En algùn momento él dijo: Nelly, misión cumplida.

    Reply

    • RAYMUNDO

      abril 8, 2013 at 1:48 am

      GRACIAS AMIGO POR TU COMENTARIO. FUE ASÌ, MISIÒN CUMPLIDA EN LOS ÙLTIMOS DESEOS DE MI DIFUNTA ESPOSA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Las frases de Kathy sobre el amor

Kathy Piazzolla nos envía frases de amor que ...

Esta página es informativa. Damos testimonios e información de las propiedades naturales de alimentos. En caso de enfermedad o consulta personal es fundamental ir a una persona autorizada para atender la salud. Gracias.

Suscribirse a Milagil.com: