Twitter
YouTube
Facebook

La ciencia de hacerse rico

La ciencia de hacerse rico de Wallace Wattles
Debido al desarrollo de nuestro tema que es abundancia y prosperidad, un libro que no puede faltar…



Video: La ciencia de hacerse rico
Para ilustrar este aprendizaje hacia la abundancia, veamos este video de Abundancia33, se refiere a lo que a veces nos hemos preguntado ¿Es malo ser rico?

Prólogo del libro La ciencia de hacerse rico
…es un manual práctico, no un tratado sobre teorías. Está pensado para los hombres y mujeres cuya necesidad más apremiante es el dinero; para quien desea enriquecerse primero, y filosofar después.

Capítulo 1. El derecho a ser rico
Ahora estudiaremos la primera lección, Wallace Wattles nos habla del derecho que tenemos a ser ricos, prósperos y abundantes, empeza la lección.

Capítulo 2 Hay una ciencia para hacerse rico
Tal como el álgebra, la matemática y otras ciencias, existe la Ciencia para hacerse rico. Veamos:
Hay ciertas leyes que gobiernan el proceso de adquirir la riqueza; una vez que estas leyes son aprendidas y obedecidas por cualquier hombre, él se enriquecerá con una certeza matemática.

Capítulo 3. La oportunidad ¿Está monopolizada?
Dice La ciencia de hacerse rico que todos tenemos las mismas oportunidades, nadie crea monopolios para que nosotros no seamos ricos.

NINGÚN hombre permanece pobre porque la oportunidad le haya sido robada, o porque otra gente haya monopolizado la riqueza, y haya puesto una cerca alrededor de ella.

Capítulo 4 – El primer principio en la Ciencia de hacerse rico
Aquí es donde empieza la sabiduría, encontrar la verdad que nos hace libres, la misma de la cual nos habla Charles Haanel en el Sistema Llave maestra.
La SUSTANCIA ORIGINAL se mueve acorde a sus pensamientos; cada forma y proceso que usted ve en la naturaleza es la expresión visible de un pensamiento de la SUSTANCIA ORIGINAL.

Capítulo 5. Aumentando la vida
Siguen los principios para hacerse ricos, con la sabiduría de Wallace Wattles.
USTED debe deshacerse de todo vestigio pasado y de la vieja idea de que hay una Deidad cuyo deseo es que usted sea pobre, o cuyos propósitos pueden estar al servicio de mantenerlo en la pobreza.