Comience a sacar conclusiones

Comience a sacar conclusiones. Nuevamente, caminará sin rumbo, hasta hallar donde pasar la noche.

¿Qué actitud ha de tomar alguien en estas condiciones?

Sin dinero, sin hablar el idioma, en un país extranjero. Sí es sano y joven, ha de buscar trabajo para sobrevivir.
cuarenta y dos años en el cielo

Comience a sacar conclusiones

Y disfrutar…lo que pueda…cuanto pueda.

Pero, sí no goza de buena salud y se trata de alguien mayor, seguramente, no ha de conseguir trabajo.

Por lo tanto, ha de permanecer en ese lugar, lo mismo….que tiene en su billetera.

Cuando esto ocurra, sabrá, que tiene un sólo camino, regresar a casa.

¡Escribe esto, en grande madre!

DESDE ESE LUGAR, TIENE UNA SOLA OPCIÓN:

“DESAPARECER”.

Conociendo tú carácter, mamá.

No estoy asombrado, de que no me hayas interrumpido.

¿No es acaso cierto, que acudiendo a conferencias dictadas por médicos o científicos, ibas llena de preguntas, y acabada la exposición de los mismos, te quedabas muda?

“Cuándo los mismos, colmaban tus interrogantes”.

Siendo vos, una persona pensante e investigadora:

¿No es verdad (qué son pocas), las personas, qué has dispuesto escuchar?

C… Exactamente hijo, me gusta el diálogo, con el cual, aprendemos unos de otros.

Asimismo reconozco, que no muchos me sorprenden.

Me ha encantado, nutrirme de personas (qué se creen simples), por carecer de cátedras, son tan sabias, que ni reconocen su valor

Estas personas, han hecho de sus vidas, un ejemplo del bien vivir, dicen palabras justas, en el momento justo.

Palabras, que recordamos siempre y nos encanta trasmitir a todo aquel que las necesite.

De los que poseen cátedras, admiro profundamente al doctor, “Paco” FRANCISCO BRETONE, nuestro profesor de La escuela de vida, para padres con hijos fallecidos – de Mar Del Plata -.

De quién haré este comentario:

Es un libro abierto de sabiduría, en el cuál nunca encontraremos su última página.

Á… -Madre, a continuación, he de mostrar la función energética, de los hemisferios cerebrales del hombre, evaluando la lectura de un, (electroencefalograma).

Ondas beta: despierto excitado de…14 a 35 hertzios.

Ondas alfa: despierto tranquilo de…. 8 a 13 hertzios.

Ondas theta: adormecimiento de……4 a 7 hertzios.

Ondas delta: dormido profundamente por debajo de…4 hertzios.

Con este planteo, sabemos, que sólo se puede meditar, en estado de alfa.

Que es, el punto menor de la conciencia.

Comparemos la función cerebral, (con otro ejemplo).

Con el de… un viaje en tren.

Con tres estaciones.

Dos terminales y una central.

Cuando el hombre duerme y despierta normalmente, (no ocurre esto, con un susto).

Despegará su viaje, desde la estación delta.

Deteniéndose en alfa, para cargar combustible.

Ha de continuar, aumentando su energía, hasta la parada beta.

En la misma, estará gastando al máximo, mientras este, continúe despierto.

Como ya expuse, en ese estado, su mayor caudal energético, estará, en el hemisferio izquierdo, casi en su totalidad.

Lo cual no indica, que el derecho no tenga su reserva.

Sí la persona tiene, digamos (en lo cotidiano), un día normal, cuando este dispuesto a dormir, el tren de la energía, hará su recorrido, pero, hacia el otro hemisferio.

También, deteniéndose en la estación alfa.

Continuará su camino, no sin antes descargar, gran parte de su combustible en esta.

Ya, que al llegar a la estación delta, ha de necesitar muy poco.

Con esta evaluación, sabemos, que la estación de carga y descarga, es, únicamente alfa.

Cuando el hombre se asusta o pasa por una situación de riesgo.

Situaciones imprevistas, en las que no transcurren, más que contados segundos.

No tengamos en cuenta, en que estación se encuentre el mismo.

Puede estar, en beta o delta.

Sí esto ocurre, estando en beta, enviará su energía casi en su totalidad, (a velocidad luz), al hemisferio derecho.

Sin detenerse en alfa.

Por que la persona, aún estando conciente, sabe, que su hemisferio derecho, es, el que actuará en ese caso con más exactitud.

Ya que el mismo, ha de actuar al instante.

Sí el susto o sobresalto, ocurre cuando la persona está en delta, será el hemisferio derecho, el que absorba el mayor caudal energético, de su hermano mellizo, (sin pedir permiso).

Por supuesto, la succión, la ha de realizar con la misma rapidez.

Como vemos, en situaciones límite, la estación alfa, de carga y descarga “no tiene actividad”.

Habiendo hecho estas evaluaciones, tengo una proclama:

“Qué el lector, comience a sacar conclusiones”.

Hablemos del cerebro anómalo.

¿No es que el enfermo mental, lo tiene disociado?

Estas personas, en estado de vigilia, es decir, conscientes, (despiertos):

¿No actúan inconscientemente en casi todos sus actos?

Son espontáneos, no pueden analizar las situaciones.

Y aún así, muchas veces, tienen reacciones lógicas.

Estas situaciones se dan, en los que padecen esquizofrenia, bipolaridad, etc.

Esto no ocurre con el oligofrénico que está disociado (constantemente).

¿No será que los mismos, pasan de largo, su estación alfa, (siempre), usando sus hemisferios casi al unísono?

Como el hombre sano, ante un sobresalto.

Esta estación, como he dicho, es la de carga y descarga y en estos casos permanece…“INACTIVA”.

Es tan sencillo como respirar

Es tan sencillo como respirar es la continuación de Cuarenta y dos años en el cielo de Kathy Piazzola.

Piensen:

¿No le ha de pasar lo mismo, que al hombre que viajó a U.S.A.?

Es tan sencillo como respirar

No les quepa la menor duda “TENDRÁ QUE DESAPARECER”.

Para corroborar esto, le he de formular algunas preguntas a mi madre.

Que vive con un enfermo mental, desde que se ha casado.

Quién como ella, sabe, de los estados: beta, delta, de mi padre.

¿No es verdad, que cuándo se acuesta te asombra, por que al instante, esta roncando profundamente?

No es qué -sin tomar en cuenta, el tiempo que permanezca dormido-, está roncando fuertemente y no podrías precisar, cuando termina ese ronquido y comienza su expresión, de: ¿qué pasa?, u ¡hola!, bien despierto, pues, al término del ronquido:

¡Con una mano se destapa y de un salto está de pie!

C… –Y bien cierto hijo, jamás, en los años que llevamos casados, él se ha despertado, como lo hacemos casi todos.

Que aún, sonando el despertador, lo detenemos y hacemos algo de lo que se dice comúnmente, (fiaca).

Ahora comprendo, según tú teoría, estamos en alfa, (cargando combustible).

Sí somos sanos, remoloneamos un rato, es decir, que la estación alfa, funciona, como el centro de nuestra lógica.

Á…. -Exactamente madre, tú intervención en este libro, es oportuna.

Con los ejemplos enunciados, he de seguir…haciendo pensar al lector.

Hablemos de las células invasoras.

¿Recuerdas mi comentario, que estas, son aprovechadoras y grandes consumidoras de energía?

Evaluando, que los enfermos mentales, no utilizan la estación alfa.

Su energía mental actúa en condición de (fugitiva).

En muchos casos, es difícil atrapar a un fugitivo.

Ellos corren opuestamente de quién los persigue.

Este ángel, escribe con este fin, que el lector, use su cerebro en forma positiva.

No sólo por este tema.

Sino, en todos los niveles de su cotidiano vivir.

¿Por que no contraen cáncer estos enfermos?

Creo que el lector, ha de tener la respuesta.

Igualmente lo explico.

En el enfermo mental, las células malignas, no tienen cabida, por carecer de la energía adecuada.

Por ende, no hay posibilidad de proliferación.

Sé, que el lector, aún tendrá dos preguntas.

¿Pueden ser estas?

¿Cómo hace el hombre sano, para obtener ese beneficio sin enloquecer?

¿Qué relación tienen ellos, con los profesionales fotógrafos?

Continúa leyendo, ya lo has de saber.

Continúo haciendo preguntas a mi secretaria.

¿Madre, con cuántos enfermos de cáncer o leucemia te has cruzado, desde que enfermo mi hermano?

C… -Con varios hijo.

Á… -¿Qué sugerencia le has dado a los mismos?

C… –Primero, jamás abandonen su tratamiento médico.

Segundo, no se den por vencidos.

Tercero, lean el libro del doctor: DEEPAK CHOPRA: LA CURACIÓN CUÁNTICA.

En el, descubrirán la importancia de la meditación.

Sigan las instrucciones, como él indica.

De hacerlo, seguramente, su enfermedad ha de remitir.

Á… –Lo has leído madre, se lo has trasmitido a mi hermano, casi, en sus últimos meses de vida.

¿Has tenido algún resultado positivo con ello?

No, de hecho mi hermano ha muerto.

Siendo así, ¿por qué le sigues sugiriendo el mismo a cuanto enfermo se te cruce?

C… –Por que estoy convencida, que su teoría es efectiva, él, enuncia los casos de remisión espontánea que suceden a menudo en su clínica.

Casos, comprobados.

Pienso: se ha de tratar, de gente, que sabe meditar.

Á… –Mi hermano no ha podido.

¿Ha de ser esto difícil?

C… –Sí las personas que se ven atacadas por esta enfermedad, leen atentamente sus indicaciones, verán, que es tan sencillo como respirar.

Sucede, (en un caso como el de tu hermano), que estos enfermos, han realizado varios tratamientos alternativos sin obtener respuesta, y cuando llega uno como este, verdaderamente efectivo, se encuentran sin fe, hasta sin ganas de respirar.

Mucho menos, de meditar.

Por eso fracasan.

Su única forma de expresión

Su única forma de expresión es una parte del libro Cuarenta y dos años en el cielo.

Á… -¿Por qué sigues creyendo, qué este, es positivo?

¿Por qué?, sí aún no te has cruzado con alguien curado con este tratamiento, igualmente lo sigues sugiriendo.

C… –Hijo, lo hemos hablado, son pocos, los que consiguen mi admiración, el doctor DEEPAK CHOPRA, es uno de ellos, simplemente le creo.

Á… –En los últimos tres meses, te has cruzado, con tres enfermos de cáncer.

Su única forma de expresión

Uno de ellos, ni te ha escuchado.

Otro, dijo que lo leería.

En el caso del tercero, has hablado con la esposa del mismo, Marta, quien agradeció la sugerencia y dijo, mi esposo no lo hará…esto de meditar.

¿Qué has hecho al respecto?

C… –Luego de hablar con la misma, regrese a casa…desalentada, pensando:

¿Cómo ayudar a este enfermo?

Pidiendo a “Dios”, una idea positiva.

La que obtuve, casi en forma inmediata.

Esa noche- sin dudarlo-, fui a casa de ellos, toque el timbre, Marta, se disponía a abrir la reja, a lo cual dije:

¡No lo hagas, lo que diré, no ha de llevar más de cinco minutos!

Pedro, no estará dispuesto a meditar, pero, tengo otra idea que puede ser positiva.

Además de ser, absolutamente inofensivo, ha de ser entretenido para los dos.

Pónganse a mirar fotografías.

Cada álbum que tengan desde niños.

Al menos dos veces por día durante media hora.

Eligiendo las horas, en que no han de ser interrumpidos.

De esta forma, tal vez, Pedro le quite energía a sus células invasoras.

Marta, con los ojos cargados de fe, dijo:

¡Lo haremos!

Regresé a casa pensando:

¿De dónde saqué yo esto?

Asimismo, transmití esta idea, a todo aquel con que me cruce.

Por supuesto, luego de escuchar la negativa a leer el libro: LA CURACIÓN CUÁNTICA.

Tomé conciencia, de que estaba impartiendo esperanzas.

¿Y por que no, realidades?

Á… – ¡Y aún no sabías de mi mensaje en este libro!

C… – ¡Ni soñaba con tu aparición!

Á… – ¿Quién crees que te ha soplado la idea de las fotografías?

C… -¿Eras vos hijo?

Á… – ¡Exactamente!, cuando se trata de la salud de estos enfermos, no podía esperar, que publiquemos este libro.

Para ellos, sería tarde.

Y “Dios”, me ha encomendado “esta misión”.

Algunos de ellos, han de ser fiel testimonio que mi teoría es positiva.

Por esa causa, estarás más segura al presentar este.

C… –Has dicho, que sería importante mi colaboración.

Desde que trabajamos juntos, no había hecho memoria de mis vivencias.

Hasta que recordé “el caso de tía Susana”.

Ella, fue atacada por esta enfermedad, en el cerebro.

Sólo vivió ocho meses.

Con su esposo Salvador, vivían en un departamento, con buenos vecinos (que ayudaban, lo que podían).

Contaban ampliamente, con ayuda de tía “Polonia”, la que colaboró (cuánto pudo), hasta encontrarse exhausta.

Al ir yo de visita, viendo la situación, ofrecí ayuda.

Sólo contaba con las mañanas, ya que de tarde trabajaba.

Al siguiente día, llego, dispuesta a cocinar lo que a ella le agrade.

Veo, al tío con lágrimas en sus ojos, traer el plato lleno, diciendo:

¿Viste Cati?

¡Ha comido sólo una cucharada!

Regresé a mi casa deprimida y a la vez pensando:

¡No eres “Dios”, para salvar a la tía!

¡Pero, cómo Cati que eres, hace lo que puedas!

Al día siguiente, llegue a su casa con la escudería armada.

¡Dispuesta a luchar por esa vida!

Sólo había leído un libro, sobre el poder que ejercen las convicciones en el accionar de las personas.

Un libro que trata, de “control mental”.

Que use- a mi modo-, para el caso.

Le pedí al tío que cocine, pues creí más necesario invertir el tiempo en mi trabajo.

El cual tenía planeado al salir de casa.

Lleve cartulina, fibras rojas, chinches…y ganas…muchas ganas.

Dispuse – tarareando-, en la mesa del comedor, las hojas de cartulina, eran seis, (creo).

En la primera hoja trace un cuadrado, casi al margen de la misma.

Dentro, seguí con otros, con espacio de un centímetro.

Hasta llegar al centro, donde sólo había un punto.

En fin, era esto, muy chillón.

Tomé las chinches, lo puse en el extremo de la puerta de su placard.

Frente a ella, diciéndole:

¡Estoy estudiando esta técnica!

¡Míralo, hasta el cansancio!

Regrese al comedor, continúe con otro, algo más pequeño.

El que puse, a continuación del anterior, diciendo lo mismo.

Y así, fui poniendo los restantes, cada vez más pequeños.

Cuando lleve el que sólo tenía un punto, y observándola distraídamente, tuve en cuenta en su mirada, que estaba muy asombrada.

Ya que era ella, su única forma de expresión.

También te puede interesar: Belleza

Sigue  Nos vemos madre, cuándo Dios disponga