.

Cuarenta y dos años en el cielo

Milagil presenta la obra Cuarenta y dos años en el cielo. Empieza con un nuevo libro de Kathy Piazzolla, se trata de ideas que le van llegando y las inmortaliza en textos para bien de todos.

Gracias Kathy Piazzolla, te deseamos muchos éxitos en tu carrera como escritora.

Personajes:  C…….. CATI   H…….. HELADO   M D… MI DESEO   Á…….. ÁNGEL   N…….. NÉSTOR   D…….. DIOS. Comienza.
cuarenta y dos años en el cielo

Cuarenta y dos años en el cielo

Me encuentro descendiendo la escalera de la oficina de correos, habiendo despachado mi primer libro, al registro correspondiente.

He echado a volar un gran sueño

A mitad de la misma, me descubro pensando:

Qué alivio, haber echado a volar, un gran sueño.

¡Tarea cumplida!

¿Pero qué hago aquí parada?

¡No encuentro la respuesta!

Tarde un siglo en bajar la misma, en el llano, me detuve nuevamente.

¿Qué haces Cati?

¡Regresa a casa!

Pero no me movía.

No estaba dispuesta a volver, con esa incertidumbre.

En esos casos, me gusta pensar a solas.

No se vos, yo pienso mejor…en una heladería.

Ya en esta, tomé conciencia de como refresca la mente un helado.
Por que eso de pensar a solas, (no me cierra).

Ante la carencia de respuesta a mis preguntas, necesito alguien que opine.
Dándole la responsabilidad a mi dulce compañero, comenzó el diálogo.

C… -Habiendo leído obras completas de grandes escritores, mi elegido, es (un libro), de cada autor, y pocas veces se trata de su obra cumbre, (a juicio de las mayorías).

He pensado (hasta hoy), que sólo una vez, se escribe “con alma y vida”.
Que cada escritor, puede tener en (un libro), esas condiciones.
El resto de su obra, lo ha de realizar: (con  inteligencia).

H… -Seré sincero, ¿no crees qué los libros que a vos no te agradan,  podrían tener otros enamorados?

C… -Además de dulzura tienes buen criterio, da gusto dialogar con vos.
Tienes razón, no a todas las personas, nos gustan las mismas cosas.
Pero insisto…hay libros que tienen enamoradas a grandes multitudes.
Y son leídos, por varias generaciones, en todo el mundo.

H… -Comparto tú teoría,  dejando una pregunta, que sólo vos podrás responder.

Por que de mi, no has dejado…casi nada.
¡Fíjate, sólo estoy…en tú última cucharadita!
¿No será, que el destino de estos fue ser célebres?
¿No has dicho siempre, que todo cuanto existe tiene su destino?

C… Conforme con la ayuda de mi pequeño compañero, del cual, sólo quedaba el vaso.
Abandoné el lugar, conciente que este con su pregunta dejó implícita la respuesta.

Ya en la calle…seguí pensando…
Tengo la sensación del vientre vacío, como luego de mis partos.
Pero, sin el niño en brazos.
“Buen consejero”, mi dulce amigo.
Me hizo tomar conciencia, que hay más de uno.
Mi primer libro, estaba cumpliendo su misión.
La de transformar a su autor.
El qué tiene, más de un hijo.
“¿No ama a todos, con alma y vida?”
Razonando, que contaba aún con mi alma y con mi vida, me sentí mas vulnerable que nunca.
Sólo debía esperar, la visita de mi inspiración.
Cuando llame a mi puerta, la haré pasar y nos sentamos juntas.

Pasó casi un año, de esta experiencia.
Ya no me acordaba, de mi consejero, ni de mi transformación.
Cada tanto pensaba: ¡no creo tener inspiración para otro libro!….y me olvidaba.

Hasta que una noche, escucho una pequeña voz cerca de mi almohada, que molestaba.

Y yo, quería dormir.

M D… -¡He Cati, estoy aquí!

C… -¡Déjame dormir!

M D… -¿Podemos hablar?

C… -¡Te escucho y te vas, tengo sueño!

M D… -¿Sabes, quién soy?
¡Tú deseo!

C… -¿Quién eres, mi deseo?
¡No eres nadie, déjame dormir!
Se ofendió, y se fue.

Pero la muy obstinada, a los pocos días regresó.
El diálogo fue parecido, pero, no tenía ganas de escucharla.
Asimismo, supe, que ella venía por más.

M D… -¿Crees qué un deseo, no tiene vida?

Los ángeles trabajamos, evolucionamos

C… -¡Lo dudo, a no ser qué tengas un motivo!

No respondió, pero se retiro diciendo:

M D… – ¡Tengo vida, tengo vida!

C… Y la pequeña intrusa, logró desvelarme.

Había logrado despertar mi curiosidad, la noche siguiente, supe, que volvería y por cierto no me equivoqué.

La voz del deseo debía saberlo, sin siquiera nombrarme comenzó a tararear.
“Orgullosa de haber ganado terreno”.
Resignada, le pregunto:
¿Con qué vienes hoy?

M D… -¡Mejor pregunta, con quién vengo!

C… -Así, es otra cosa.

¿De quién se trata, acaso es mi inspiración?
¡De así ser, me levanto!

Ya en el quincho, tuvo lugar la presentación.
La voz del deseo, dijo a su acompañante:

M D… -¡Mejor, te presentas vos mismo!

C… Miraba a mí alrededor, sin ver a nadie.
Hasta que escucho una voz, tan angelical como firme.

Á… -¡HOLA MAMÁ!

C… Sabiendo que no era la voz de nuestro hijo fallecido, pregunto:
-¿Cómo “mamá”, quién eres?

Á… -¡El hijo que no has querido traer a este mundo!
¿Te acuerdas?

¡HACE EXACTAMENTE, CUARENTA Y DOS AÑOS!

C… -¡Cómo no recordarlo, me lo he reprochado siempre!
Cuando te anunciaste, tu hermano tenía nueve meses.

Y no soportaba la convivencia con los abuelos.
Mi desesperación, me llevó a realizar esfuerzos increíbles.
Levante objetos pesados.
¡He brincado cómo loca! “Para…que…no…nacieras”
¡Perdóname hijo!

Á… -¡Lo se, por eso me fui!
Deseaba vivir, pero no, en esas circunstancias.
¡No, sin el amor de mi madre!

C… -¡Lo entiendo hijo!
¿Sabes?
“Por esos años, no amaba…ni mi propia vida”.
¿Pero cómo es que apareces en mi vida, luego de tantos años?
¡Por supuesto, con todo tú derecho!

Á… -“¿Alguna vez, me has llamado?”

C… -Es verdad, no lo hice, de vos, sólo supe que me has convertido en culpable.
Nunca he dejado de pedir a “Dios” perdón por tú causa.

Á… -¡Lo se, a “Dios”, pero no a mí!

C… -¿Vos me escuchabas?

Á… -“Allá se escucha todo, pero a mi, ni me has nombrado”.
Recuerdo hace unos días, en tú siesta, fue la primera vez que te escuché pensar:
¡Hijo mío, tan chiquito, no eras nacido, pero tú vida tenía un destino, que yo trunque!
“Nunca se me ha ocurrido hablar con vos”.
¡Te ruego sí me escuchas, me hagas saber, sí me has perdonado!

C… -Cómo no recordarlo, se, que toda vida tiene su misión.
¿Me dirás cuál hubiera sido la tuya?

Á… -¡Me encuentro aquí, para cumplirla!

C… -¡Deseo saberlo hijo!

Á… -Mi destino es, ser protagonista de tú segundo libro.
¿De haber nacido, no sería acaso tú segundo hijo?
¡Pues aquí estoy, para tener la vida que mi destino marco!
“No te culpes mamá, sí me hubieras dado vida en ese momento, no la tendría hoy en este personaje”

C… -¡Me asombras!
¿Cómo puedes ser tan maduro, sin siquiera haber nacido?

Á… -Madre:
¿Crees que en el cielo no pasan los años, como aquí?
¡Y no pasan en vano!
Los ángeles trabajamos, evolucionamos siempre.

Sigue… Cuarenta y dos años en el cielo


¡Fue maravilloso madre, compartir con él estos dos años!
Los abuelos querían intervenir en nuestro diálogo, (sabes, cómo son).

C… -¿Siempre has visto, lo que ha ocurrido en nuestras vidas?

Es la voluntad de Dios

Á… -¡Siempre!

C… -¿Cuando tú hermano enfermo, has sufrido?

Á… -Los ángeles no sufrimos, sólo, esperamos.
Sabía que el “Señor” lo traería con nosotros.

C… -¿Sabías, cuando partiría?

Á… -¡De aquí, por supuesto!
“Pues al Cielo, llegaba”.

C… -¿Vos lo recibiste?

Á… -¡Sí! ¡Estaba toda la familia!
Le pedí a los abuelos, que me otorguen el privilegio de ser el primero quién lo abrace.
Ya que ellos aquí, lo han hecho siempre.

C… -¿Te reconoció?

Á… -¡Claro que no!
Cuando le dije: ¡Abrázame, hermano mío!

N… -¡Aquí también bromean!
¡No te conozco!

Á… -Le conté quién era.
¡Fue maravilloso madre, compartir con él estos dos años!
Los abuelos querían intervenir en nuestro diálogo, (sabes, cómo son).
¡Yo les decía: por favor, nos permiten ponernos al día!
Luego, hemos de dialogar todos.
¿No saben (mejor que yo), que aquí lo que sobra es tiempo?
Y…se iban.

C… -¿De qué hablaban?
¿No es que vos conocías de él, tanto su vida como sus pensamientos?

Á… -Le hice recordar cosas, que tenía en el olvido o desconocía.
Le comenté, que lo amo mucha más gente de lo que él creyó.

C… -¡Qué feliz lo has hecho!
¿Qué dijo, al saber que te evoque?

Á… -Me lo había anticipado.

C… -¿Puedo saberlo?

Á… -Será un placer madre, estas fueron sus palabras:

N… -Has dicho que ella, ni te nombra.
¡Ya lo hará!
Conozco a mamá, no le gusta tener deudas pendientes.
En algún momento, ha de recordar, que debe “tú vida”.
¡Y, te la ha de querer dar!

Á… -“Hermano, si mamá me llama, tendré que dejarte”.
¡No quiero que nada nos separe!

N… -¡No te inquietes, tú misión es breve!
¡Espero tú regreso!
“Estaremos juntos, la eternidad”.

Á… -¿Cuál ha de ser mi misión?

N… -¡Eres igual a mamá, impaciente!
Ni ella lo sabe aún.
¡Te diré de qué se trata!
Serás, el primer protagonista de su segundo libro.
Te aseguro que el mismo, ha de tener más éxito, que el que me ha dedicado a mí.

Á… -¡No es justo hermano!
¡No tengo derecho a superarte!
¡Te amo!
¡No me gusta la idea!

N… -¿Crees, que se trata de tú voluntad?
¡Me dejas asombrado!
Es extraño que estando aquí desde antes de nacer, no sepas, que todo cuanto ocurre, es
“La Voluntad de Dios”.
Cuando aquí llegué, “El Señor” me hablo en privado.

Á… -¿Entonces?

N… -“El Señor” dijo, que mamá siempre ha estado convencida de que no he sido, “un triunfador”
“Él”, que todo lo ve “Sabe” que lo he sido.
Así es hermano, he tenido el mejor trofeo que se obtiene en la vida.
¡El de ser, tan amado!
Ganar un trofeo mundial de Cross, no es tan valioso, como haber logrado tantos trofeos de amor en el corazón.
“El Señor” ha dicho, que quería darle a ella, (una lección).
Por esa causa le enviará tú recuerdo, para que reflexione, y valorice mi destino.
Y de esta forma, hacerle ver, que debía estar conforme con mi existencia y no pedir más para mí.

Cuarenta y dos años en el cielo

Sólo logrando que vos me superes, ella ha de aprender, que a los hijos no hay que idolatrarlos, pues, somos personas.

La gloria la tengo al estar en tu Presencia

“Él” en eso es inflexible, con esto deja en claro:

Que sólo a  “Él”, “debemos idolatrar”.

Luego de escuchar su palabra, supe -cómo siempre-, que dijo la verdad.

“Dios, es Dios”.

Luego me otorgó la palabra: “Supo” que algo le pediría.

Acepto “Tú Voluntad, Señor”, dije.

Pero, habiendo decidido, que mi hermano tenga más protagonismo que yo, en los libros de mamá.

¿De su obra dedicada a mi, le permitirás vender unos cuántos?

No por mi “Señor”, la gloria, la tengo, al estar: “En Tu Presencia”.

Por ella te lo pido, ha soñado con que este triunfe.

Te lo ruego “Señor”, sólo por un tiempo.

“Luego seré feliz, viendo que mi hermano me supera”.

Ya que he disfrutado a nuestra madre, por más de cuarenta años.

“Y él, nunca”.

“¿Me lo concedes, Señor?”

D… -“Cuándo un buen hijo cómo vos, algo me pide, jamás se lo niego”.

N… –“Gracias Señor”

¿Se lo puedo contar a mi hermano?

D… -“Puedes”.

C… -Luego de escuchar su relato, quedé asombrada y a la vez  tranquila, al saber que nuestro amado hijo “estaba en la gloria”.

Asimismo, ansiosa de saber cual sería el personaje de “Ángel”, en mi libro.

Conciente de su presencia cada noche a mi lado, y de la ventaja que él tenía sobre mí, de saber hasta mis pensamientos…lo espere.

Al llegar, dijo:

Á… -Madre, lo primero que te haré saber, es, que los ángeles no tenemos poder propio.

Nuestra tarea consiste en ver lo que aquí ocurre.

Y contarle “Al Padre”, los problemas de ustedes.

“Él” nos escucha, y luego nos manda a cumplir la tarea, de susurrarles, cuando están en reposo, alguna solución favorable.

¿No has notado, en momentos críticos de tú vida -cuándo se ve todo oscuro-, (mágicamente), salir de la nada, la solución a tú problema?

¿De dónde crees que aparece la solución?

C… -¿De así ser, que hay un ángel para ayudarnos siempre, quién ha sido, el que me ha cuidado?

Á… –Tu hermano menor, el que tú madre no ha querido traer al mundo.

No la culpes, “Dios” ha decidido convertirlo en tú ángel guardián, pues “Supo” lo indefensa que estarías.

C… – Cuando tenía miedo…

¡Ahora comprendo, la razón por la cuál he pensado…sí tuviera un hermano!

Á… -Lo tenías a tú espalda, te ayudó siempre.

C… -Cuando regreses, le dirás cuánto le agradezco.

Á… –Se lo diré.

C… -¿Hijo, luego de haber dejado en claro nuestras cosas, me dirás, en que consiste tú personaje?

Á… -Te aclaro madre, que lo has de ir descubriendo a través de esta obra.

Tú participación en la misma, ha de ser escribir lo que te dicte, (tipo secretaria).

Se que piensas, sí te permitiré participar en algún concepto.

¡Estaré encantado, de que aportes algún conocimiento personal!

¡Vamos al tema!

¡Escribe madre!

Mi personaje trata: de un hijo que se propone y logra, sacar a su madre de la pobreza de toda una vida, sólo con un libro.

C… – ¡Nunca me declare humilde!

¿Pero, no te sobreestimas?

Á… – ¡Madre, tienes poca memoria!

¿No te ha quedado claro, lo dicho por mi hermano?

No se trata de mi voluntad, sino “De La Voluntad Del Señor”.

C… – ¿Entonces hijo “El Señor”decide, a través tuyo, colmarme de todo cuanto he padecido en mi vida?

“Él” ha visto, que he vivido, para todo aquel que ha necesitado de mi, olvidando mi propia persona.

Á… -¡Exactamente!

¿En tus días de angustia, de carencias, no es que levantabas tus manos al cielo, diciendo “Al Señor”?

¡Se que un día me has de premiar, por soportar esto, sin quejarme!

¡Sabes, que he vivido para vos!

¡Eres “El Único”, a quién nadie engaña!

¡Por eso espero tú regalo!

Sigue este libro Kathy Piazzolla en: El más Poderoso del Universo

También te puede interesar: Belleza

Está usted leyendo Cuarenta y dos años en el cielo. Gracias

10 Comments

  1. Kathy Piazzolla
  2. milagil
  3. Gina
  4. Kathy Piazzolla
  5. KLAUS
  6. Kathy Piazzolla
  7. Kathy Piazzolla
    • milagil
  8. Kathy Piazzolla
    • Milagil

Deja un comentario

Share This