Hay vida después de la muerte

Hay vida después de la muerte. Es la segunda parte de la historia llamada Mi amiga La Muerte, de Kathy Piazzolla.

Veamos la continuación… ¡SÍ!  Cati no escribe para que vos desees la muerte, sino para que ames la vida, que es maravillosa, y es la escuela, con sus lecciones duras y sus recreos ¿qué es la muerte para mí? La graduación mayor, el premio máximo.

Y si vos, te preguntás después de esto  ¿Qué sabe ésta que está tan viva como yo?
mi amiga la muerte ocaso

Hay vida después de la muerte

Si pensás eso, te explico. No soy diplomada en ninguna ciencia, ni vidente, ni mentalista, o algo parecido. Soy una mujer común, ¿mi única cátedra?: mi vida, mi criterio y la responsabilidad de cuanto digo solo se lo atribuyo a Cati.

¿Qué pruebas tengo que solo muere la carne y no lo que llamamos alma? Los mensajes de mis seres queridos, mi madre, mi hijo y también mi abuelo materno.

Ellos en su momento me respondieron que su alma estaba conmigo, no en imaginación, sino en hechos concretos, reales, palpables.

Mi madre era un ser especial como te conté, lo que no te dije, sobre las facetas de su carácter. Era inquieta, y le gustaba llamar la atención, y aunque su reuma la tenía inactiva, poco antes de morir, desde su silla me dijo “¡Cómo me gustaría que me filmen! así no se olvidan de mí” . No le dije nada, pero pensé qué amor a la vida, quiere vivir después de muerta.

Y así fue. Recuerdo cuando fuimos a arrojar sus cenizas al mar y un ramo de rosas como ofrenda, estaba el agua tan quieta que solo parecía un espejo en esa escollera.

Mi hijo menor Darío, arrojó las cenizas pues era el más apegado a ella, y el más dolido.

Eramos cinco en total aquel día. Cuando comenzamos a emprender el camino de regreso entre las piedras, surgió una ola que le calculamos unos cuatro a cinco metros.

Nos quedamos paralizados, quedamos dentro de ella. Sentí pánico, me pareció que éramos deportistas de surf, sólo nos faltaba la tabla.

Menos mal que una ola dura instantes. Sin hablar y muertos de miedo, nos tomamos de la mano y tuvimos prisa en subir a un lugar más seguro.
Allí arriba, mi hijo Mariano dijo

–¿Viste lo que nos hizo la abuela? ¿Nosotros la despedimos?,  no cabe duda, tu madre siempre tiene la última palabra

Esto causó que nuestro ánimo cambiara, principalmente Darío. Empapados, volvimos al auto, muertos de risa.

¿Casualidad?

Suponiendo que así fuera, a mi madre la encontré agonizando (el día que falleció) a las siete de la mañana.

La noche anterior, a las doce de la noche la había dejado consciente.

Pobrecita, me pregunté

–¿Desde qué hora estaría agonizando?

El día que se cumplió el primer aniversario de su muerte, quedó paralizado mi reloj a las tres de la mañana, ¿casualidad?

Cuando ella enviudó por tercera vez, le quedó un departamento en otra ciudad, el cual, vendimos y ella quería que compráramos otro para mi jubilación.

Por ese entonces supe aunque no estaba enfermo nuestro hijo Néstor, que él necesitaba un empujón y le pedí a mamá que más bien le comprara un terreno a él.

Trabajaba yo, y el tema para salir adelante era sentirse dueño de algo, no con muchas ganas mamá accedió.

Tuvo su propiedad donde a su modo, y hasta que enfermó, planificó allí su felicidad.

Consiguió hacer su taller, y por esas corazonadas de madre, fue feliz.

Hoy, al faltar nuestro hijo, se cumple el deseo del alma de mi madre, y nosotros tenemos una pequeña renta de esa propiedad, ¿casualidad?

Cada vez que iba a la casita de nuestro hijo, a limpiar sus cacharros, pues cocinaba allí, y dormía en casa, le decía siempre lo mismo, que había que reparar esa casa que se caía a pedazos. En tu lugar, traería a un obrero, y  arreglaba las chapas, el aglomerado y tirantes.

A lo cual, mate entre medio, la respuesta era la misma.

-Mamá, goberná en casa, no tiraré este aglomerado.

Cada semana discutíamos lo mismo.

Al tiempo que falleció, nuestro hijo Mariano contrató a un obrero para hacer limpieza y poder alquilar.

Como siempre desde mi casa dije a Mariano,

-Decile al obrero que comience derribando los aglomerados, después dirigilo vós

¿Sabés qué ocurrió?

En nuestra casa solo en un baño hay un techo con aglomerado colocado por nuestro hijo Mariano, con clavos bastante grandes, en tres cuerpos.

El mismo día que el obrero derribaba estos aglomerados en la casa que fue de nuestro hijo, en casa, me levanto de la siesta, entro al baño y veo en el suelo uno de los tres cuerpos del techo, que había sido clavado con cinco clavos inmensos, en el suelo.

Comencé a reír como loca, sola claro, pensando, hijo ¿lo hiciste vós?

Supe que sí. Desde ese día, ya no lloré nunca más amargamente.

¿Casualidad?

Quiero aclarar que desde que nuestro hijo falleció no teníamos consuelo. Eso es normal.

Estamos preparados para perder a nuestros mayores, no a los hijos, y un día desconsolada, y no creo estar loca por hablar de esto, hablaba con mi hijo fallecido, y le pedí con el alma.

-Hijo, solo encontraré consuelo, sabiendo que en el lugar donde te encuentras, estás bien. Pero ¿cómo saberlo?

Solo vos podes darme un signo, un mensaje, si así fuera, no lloraría más, al menos así

No recuerdo cuánto tiempo ocurrió en que yo suplicara a mi hijo, por este signo de vida en ese plano, hasta que vi el techo derribado, pero sé que solo fue un corto lapso.

Tal vez piensas que soy novelera, e imaginativa.

Tampoco te equivocas. Pues lo soy. Pero a estos casos que me ocurrieron no los atribuyo a mi imaginación.

Otro de los motivos que me impulsan a escribir este libro, es que he comprobado, en un sinnúmero de casos, es que el ser humano tiene lo que desea con alma y vida. Lo ve cumplido cuando su alma tiene su propia vida, lo explicaré más adelante.

Y sobre este caso, recuerdo el deseo de mi abuelo materno Reginaldo, se ve que fue con alma y vida! de que alguno de sus nietitos siguiera su profesión,  observando que al tener tres varones, estudiarían otras profesiones.

A mis doce años

A mis doce años más o menos me dice con su tono autoritario que lo caracterizaba: –

Cati, usted tiene que seguir el apellido

A lo cual contesté, que ni soñara que iba a seguir con esa profesión. Quiero ser una  mamá, dije Y lo fui, también peluquera, pero no como ellos con negocio instalado, sino con un número de clientes en casa como para ayudar a mi esposo enfermo, pero se cumplió el deseo del nono.

Nuestro hijo menor, Darío, lo instaló por mi vía de herencia, se siguió con el apellido.

Sabés por qué digo que se cumplió su voluntad, porque él escuchó sus anécdotas y  particularidades. Y es tanto lo que admira su personalidad, que al negocio, le puso su apellido y no solo eso, hizo poner un gran cartel con su foto y otros empleados caminando por la costa. O sea, que en su vida, y en su negocio o caminando por la costa, jamás su foto estuvo tan alta.

¿Casualidad?

Me parece que ya son muchas en mi vida,¿No?

Había escrito unas cuantas páginas de este y comprobé que había cometido muchos errores  de conceptos primordiales, para que ésta sea una verdadera comunicación contigo.

Rompí muchas páginas para esto, hoy comprendo que me ocurriría este acontecimiento  que también encuadro y valorizo como el más significativo mensaje de nuestro hijo fallecido:

Como ya te mencioné, la vida con un enfermo mental no es nada fácil y aunque uno  sea cuerdo, creo, también a veces desestabiliza y se olvida que su compañero no es par. Ahí se comete el peor error de hablar como tal, como en otras oportunidades, en un momento de sus caídas, esta vez se me fue la mano y le dije en un momento de furia, que lo amaba, eso era verdad, pero que nunca había sido feliz como mujer a su lado.

Estaba dispuesta a vivir con él, pero en compañerismo; que no encontraría más la  mujer en mí, pues estaba cansada de fingir.

El, por supuesto se puso peor, pero a los dos días de pronunciar esta determinación irrefutable, lo que me ocurrió me dejó perpleja.

Uno se conoce lo más que puede, hay en uno, hechos que lo hacen dudar, si los pudo  realizar o no, pero creo que a todos nos debe ocurrir, hechos que uno sabe que nunca cometería, por su propia conformación y su historia personal.

He conocido personas, no sé, si de mi religión, lo harán. Estas eran de otras, usan una  Biblia para llevar a su culto que mantienen con señaladores, pero usan otra a la cual, marcan con lapicera, en fin, la usan como elemento de estudio.

Me lo han mostrado, a lo cual yo no he hecho ningún comentario, ya te dije que no  me gusta criticar a nadie. Pero sí, pensé, cómo pueden!

He marcado muchos libros, pero mi Biblia, sé que jamás la marcaría, pues lo tomo, atención, es mi juicio, como una falta de respeto a la Palabra del Señor, y jamás la tomé en mis manos, en cuarenta y dos años que la tengo, sin lavármelas antes, la he señalado siempre con papelitos señaladores etc….pero  sé que jamás la marcaría.

Estoy segura de esto, con lápiz o lapicera alguna.

Como te anticipé en el comentario que me dejó perpleja, fue cuando al tomar la Biblia  buscando información necesaria para estos temas, la abro al azar, y veo señalado con  lapicera en el Cap. 5 de la Epístola a los Efesios, en el versículo 31 donde dice,

Y  serán los dos una sola carne.

Esto no es todo, también otras dos cruces, solo el título del Cap. 6. Deberes de los  hijos y de los padres, solo el título.

En ese mismo instante pensé que nuestro hijo me hizo ver que no nos quiere ver  desunidos, como te dije muchas casualidades.

Teoría de la vida

Querido lector, si he sido muy extensa en contarte mi historia, te anticipé que soy charlatana, pero si aún no te he aburrido, lo que sigue nada tiene que ver con mi vida sino con la teoría de Cati sobre lo que somos y lo que es la vida y la muerte.

Dejo en claro que me he inspirado en solo cuatro de las Leyes fundamentales de la Naturaleza del Universo.

Estas son: Energía – inteligencia – Evolución – Polaridad y de éstas forme mi propia teoría.

Energía
Lo que a continuación relato metafóricamente pues solo se lo atribuyo a mi imaginación,  dejo en claro que cuando me refiero a Dios lo hago con el mayor de mis respetos  hacia lo que teológicamente es para todos, al menos para los creyentes, nuestro Creador, Divinidad absoluta y el único con derecho a saber quién es El en realidad.

Nos ha dado a su único hijo, Jesús, para que nos juzgue, también a Cati, y algún día  conoceré lo que me tiene que decir, no solo por este libro, sino por todas mis acciones.

Pero hasta que a su juicio llegue, como a Dios no lo vi yo, ni nadie, tengo el derecho  de imaginármelo como me plazca. Cati cree que Dios también tuvo un principio ¿cuál? ¿no  es acaso la Energía e Inteligencia mayor del universo? Tomo como referente el estallido de esa masa o Big Bang, (perdónenme mi ignorancia al respecto pero no soy científica en nada, como ya lo mencioné) después de un estallido sabemos que es una expulsión de energía antes de gravitar, para simplificar me referiré a sus átomos, solo a ellos, no al espin que sería la medida más pequeña de los elementos, dije antes de gravitar, no sé cuanto tiempo, tal vez no fue más que un segundo de nuestro reloj, antes de gravitar, repito, la energía era expulsión, yo me imagino que como toda energía forma chispas, en el instante de la expulsión todas las chispas energéticas de esa explosión fueron disparadas, o sea cada chispa tuvo su despegue y su independencia hasta que, cuando sabrá Dios, se formaron las gravitaciones y, al formarse estas ondas hubo dos chispas que se ensamblaron.

¿Y las demás perdidas en el espacio las vieron brillando más? y rumorearon a lo cual,  las que estaban juntas, tomaron conciencia que eran más, y una le dijo a la otra.

“Dicen que somos dos”, las curiosas se unieron a ellas a lo cual ya eran muchas más,  y estas chispas más pequeñas, se querían tomar olímpicamente el buque, cuando el grupo  de luz que ya tenía mucha energía se percató que estas se alejaron les dijeron, ¡he!  donde van.

Vengan con nosotros, a lo cual las cobardes les responden, ¿para que nos quieren, de  qué sirve un cobarde?

Dice la luz, pueden sernos útiles y además queremos saber qué es la cobardía. Y les  aclaro, que sin nosotros ustedes mueren, las pequeñas cobardes no dudaron más y se les unieron, con la evolución de quien sabe cuánto tiempo esa luz energética fue creciendo cada vez más.

Junto a sus pequeñas cobardes y evolucionó tanto que supo que tenía que tener nombre,  pues era más grande que todas las chispitas sueltas que quedaron en el espacio por  ser más miedosas, que las cobardes compañeras y juntas recordaron su primer comentario.

Dicen que somos dos a lo que Cati, piensa que usaron esa frase a su gusto. Así que,  las más decididas valientes y cobardes eligieron pensar ¿qué darían para evolucionar? y  cada una eligió una letra de esa frase primitiva y formaron esta frase. (Las primeras chispas formaron su nombre): DIOS

Si este cuento te parece disparatado

QUE DEN COSMOS
DICEN QUE SOMOS DOS
Aclaro que las cobardes, son el polo negativo.
Si este cuento te parece disparatado te cuento que lo que Cati comprobó en toda su  vida es que la imaginación humana no conoce fronteras.

Inteligencia

Hermana gemela de la razón y madre del pensamiento lógico, a esta altura de los conocimientos del hombre común, no creo que nadie desconozca, que hay dos inteligencias.

La universal y la humana cerebral o carnal.

De la primera, por supuesto no sabemos ni medio, pues somos humanos. Pienso que  la Universal nos supera porque el Universo fue creado antes que el hombre. Y como dicen  ¡el viejo sabe por viejo!

Y sobre las diferentes inteligencias humanas, ¿quién se atribuye ponerle un rótulo a  persona alguna, como al más?

Hay personas en todo el mundo que han hecho grandes descubrimientos útiles a toda  la humanidad.

Gente que ha recibido Premios Nobel, por ciencia, medicina, literatura, arte, etc.

¿Acaso sabemos si estas personas mundialmente admiradas, fueron sabios para educar  a sus hijos?

Y no me refiero a si ellos cultivaron la gentileza o la cultura.

Me refiero a si lograron despertar en ellos la sabiduría de elegir ser buenos seres humanos.

Recuerdo cuando se anunció la llegada de nuestro único nietito. Todos los de la familia  y amistades nos decían que sea nena, que sea varón, que sea sano. Le formulé mi  deseo a Dios, y se cumplió.

Rogué primero, que sea bueno y si tiene salud, la bendición será doble, pero primero  que sea buen ser humano.

¿No crees que hay tanta gente rebozando de salud? Física por supuesto. Y no son buenos,  como ya lo mencioné, no tienen tanta salud mental sino serían buenos.

Creo que cada uno de nosotros tiene su inteligencia dirigida a lo que más le interesa,  por ejemplo, te contaré qué pienso del ser humano.

Tenemos dos proclamas de Libertad, solo dos. El llanto en soledad y la masturbación.

Cuando una persona proclama a su alma libertad, llora en soledad, pienso que el llanto  en compañía es solo una necesidad de consuelo y en ese caso, no creo que la proclama  sea de tu alma, pues tu alma es solo tuya, y es en ella que quieres encontrar descarga.

Y respecto a la masturbación, pienso que nada tiene que ver, con algún apetito sexual  reprimido, sino que es toda tu sangre la que no aguanta más en un momento de atadura  moral, desilusión, frustación, etc…. y en este campo liberas tu sangre de todo esto, ¿o acaso dejas que participe persona alguna en este acto?

Así pienso, en el llanto en soledad estás pidiendo Justicia al Universo, y en la masturbación, la pides al ser humano que te rodea.

Si todavía sigues leyendo, puede ser que lo que sigue te interese más o no, llevará tiempo, pero me enteraré de todas formas.

También te puede interesar: Belleza

Esta fue la entrega Hay vida después de la muerte, sigamos con Evolución y polaridad,